Menuda suerte la mía.

Podría morirme ahora mismo y me iría feliz. Se podría acabar todo esto y me sentiría satisfecho con la vida. Contento por haberte conocido y orgulloso por haberme atrevido a dar el paso. Porque aquel día cuando puse mi mirada en ti por primera vez sabía que eras especial. Y vaya si ha valido la pena.

Puede acabarse todo hoy. Puede que mañana nunca exista. Pero me llevo conmigo todos los amaneceres que vimos juntos después de noches sin dormir. Me guardé para mí todas esas palabras que dijimos durante horas y horas. Están grabadas en mis retinas todas las sonrisas que te robé. Tengo en mi memoria cada rincón de tu cuerpo. Cada milímetro de mi piel conserva la sensación que produce cada una de tus caricias.

Y tus besos… es la mejor medicina que existe.

Cada día me despierto buscándote a mi lado y cada noche solo me duermo si tu perfume me arropa. Hemos creado un mundo en el que me encanta vivir.

Me conoces, sabes de mis virtudes y de mis defectos, de mis miedos y de mis locuras, y todavía me quieres. Y eso, eso me vuelve loco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s